Economía

Triunfo de Tito Oviedo es una derrota más para Guayana

Sin embargo más allá de que se continúe eligiendo alcaldes que no sean de esta tierra y no tengan ningún tipo de empatía con el pueblo  guayanés, la Contraloría de lo Público y lo Urbano de Caroní,  continuará con la ardua labor que “nos identifica con esta ciudad, denunciando con fuerza la mala gestión reflejada en servicios públicos, seguimos firme de manera incansable de la mano de nuestra gente. ¡Vendrán tiempos mejores!”

Nota de prensa.- Las megas elecciones regionales y municipales del pasado 21 de Noviembre, es significado de triunfo y alergia para algunos, pero para otros es símbolo de más tristeza, estancamiento, desidia, abandono e impotencia  por parte de un pueblo que anhelaba un cambio político que mejora la cálida de vida de los guayaneses.

Así lo afirma Carlos Reyes, de la Contraloría de lo Público y lo Urbano de Caroní (CPU Caroní), de quien advierte que la gestión de Tito Oviedo, ha sido catalogada en los últimos 21 años de la historia política de este municipio, como una de las peores después de la del ex alcalde Antonio Briceño reconocido por su gestión como burgomaestre en desfalcar y acabar con la ciudad en los dos primeros años de gobierno.

Se pregunta Reyes, ¿Cómo se explica que un alcalde que administra el quinto municipio más importante del país, no recoja la basura, asfalte ni se ejecute obras significativas de envergadura para ciudad, el sector transporte anarquizado, desorganizado y totalmente colapsado, el crecimiento desmedido sin control, orden, organización y mucho menos sin fiscalización de la economía Informal, los mercados municipales  ya no están ni siquiera bajo la administración de la alcaldía, sin mencionar el total deterioro de las instalaciones de las principales casas de abastecimiento de ciudad Guayana?

Agrega que el potencial turístico que era una de las principales cosas que “hacían de nuestra ciudad una fuente de atractivo para que el sector privado se motivara  a invertir, eso quedo atrás con nuestros principales parques Cachamay, Loefling, Plaza el agua, Llovizna y fundación destruidos y abandonados, sin mencionar el malecón de San Félix, después de clavo sacado no vale Santa Lucia”.

Sin embargo más allá de que se continúe eligiendo alcaldes que no sean de esta tierra y no tengan ningún tipo de empatía con el pueblo  guayanés, la Contraloría de lo Público y lo Urbano de Caroní,  continuará con la ardua labor que “nos identifica con esta ciudad, denunciando con fuerza la mala gestión reflejada en servicios públicos, seguimos firme de manera incansable de la mano de nuestra gente. ¡Vendrán tiempos mejores!”.