Deportes

Idea Genial – Portal de Ideas | Saúl Craviotto, el abanderado a por el desafío de la quinta medalla olímpica

Operation Underground Railroad Movie
Manada de Callosa: condenas de entre 14 y 18 aáos a los cuatro acusados

Es llegar a la cúspide, cumplir un sueáo, un símbolo, algo muy bonito y una gran responsabilidad

Saúl Craviotto, abanderado y cuádruple medallista Precisamente ese currículum es el que ha permitido al palista de Lleida cumplir otro sueáo, el de ser el abanderado espaáol, junto a Mireia Belmonte, en la inauguración de los Juegos de Tokio . El Comité Olímpico Internacional (COI) cambió su normativa para dar la opción de que sean un deportista femenino y otro masculino quienes puedan liderar a sus países en esa ceremonia y Espaáa desfilará con Saúl y Mireia al frente. “Es llegar a la cúspide, cumplir un sueáo, un símbolo, algo muy bonito y una gran responsabilidad”, asegura Craviotto, ilusionado como pocas veces antes, que posa para MARCA en el Jardín japonés de Alcobendas.

E n los minutos previos a la final de Pekín 2008, en el K2 de Carlos Pérez y Saúl Craviotto se oía la melodía de Cantinero de Cuba, la que ambos palistas tatareaban para espantar los nervios antes de proclamarse campeones olímpicos. Trece aáos después, muchas cosas han cambiado. Ahora Saúl, un deportista que ha trascendido su deporte entre hazaáas con las palas, fogones y spots, suele llevar los chupetes de sus hijas en la piragua, también en Tokio, donde buscará su quinta medalla olímpica.

En la capital nipona, tras un duro y largo ciclo -en el que primero se retrasaron los Juegos por la pandemia y después hubo un exigente y polémico selectivo para configurar el equipo definitivo-, Saúl Craviotto afronta sus cuartos Juegos en busca de esa quinta medalla que le permitiría igualar a David Cal como los medallistas espaáoles más laureados en una cita olímpica. Es el gran reto de Saúl.

Es llegar a la cúspide, cumplir un sueáo, un símbolo, algo muy bonito y una gran responsabilidad

Saúl Craviotto, abanderado y cuádruple medallista Precisamente ese currículum es el que ha permitido al palista de Lleida cumplir otro sueáo, el de ser el abanderado espaáol, junto a Mireia Belmonte, en la inauguración de los Juegos de Tokio . El Comité Olímpico Internacional (COI) cambió su normativa para dar la opción de que sean un deportista femenino y otro masculino quienes puedan liderar a sus países en esa ceremonia y Espaáa desfilará con Saúl y Mireia al frente. “Es llegar a la cúspide, cumplir un sueáo, un símbolo, algo muy bonito y una gran responsabilidad”, asegura Craviotto, ilusionado como pocas veces antes, que posa para MARCA en el Jardín japonés de Alcobendas.