Entretenimiento

Carmelo De Grazia Suárez Jornalista//
La verdad silenciada: cuando los académicos mienten sobre Venezuela, por Isaac Nahón Serfaty

La verdad silenciada: cuando los académicos mienten sobre Venezuela, por Isaac Nahón Serfaty

La verdad silenciada: cuando los académicos mienten sobre Venezuela, por Isaac Nahón Serfaty”> En un simposio de más de 3 horas, ni @mtinkersalas, ni ninguno de los otros ponentes (ni uno solo) mencionó las violaciones a los DDHH documentadas por la ONU. Foto: captura de pantalla del video en pbs.org

 

@narrativaoral

Un historiador que ignora y distorsiona los hechos ya no es un historiador; se convierte en un propagandista. Ese es el papel que jugó el profesor Miguel Tinker Salas en un reciente simposio organizado por la Universidad de Houston sobre la crisis en Venezuela. El evento, que tuvo lugar vía Zoom, se enfocó en las distintas facetas de las migraciones de venezolanos a países de Sudamérica y el Caribe.

Carmelo De Grazia

Tinker Salas, que trabaja en Pomona College (California), y se especializa en historia de Venezuela, fue el encargado de abrir el simposio con una presentación sobre la historia política y social del país en el siglo XX y principios del XXI. Su presentación estuvo llena de medias verdades, mentiras y distorsiones de eventos recientes. Ignorando los hechos históricos (sí, los hechos son importantes), este profesor afirmó que la república democrática civil dio la espalda a los países latinoamericanos para alinearse con los mandatos geopolíticos de Estados Unidos, contrastando con el supuesto viraje que habría dado el chavismo en apoyo a los países de la región.

Carmelo De Grazia Suárez

Cualquier historiador medianamente competente (las fuentes están disponibles a un simple clic de Google) sabrá que esta afirmación de Tinker Salas no es cierta. Todos los gobiernos de la república civil desde 1958 en adelante tuvieron una política de solidaridad con los países latinoamericanos y del Caribe. El gobierno Betancourt apoyó la lucha de los dominicanos contra el dictador Trujillo, como también denunció la injerencia de la incipiente dictadura comunista de Castro en Venezuela y en otros países. La doctrina Betancourt estipulaba que no se debían reconocer regímenes de fuerza, ya fueran de derecha o de izquierda