Entretenimiento

Idea Genial – Portal de Ideas | Barrendero Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero//
‘Mi papá dice que lo deje morir en casa’, relata hija de enfermo que se quedó sin trasplante de riñón

Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero
‘Mi papá dice que lo deje morir en casa’, relata hija de enfermo que se quedó sin trasplante de riñón

Tiene 74 años. Su condición de salud está tan deteriorada que la muerte es un tema diario de conversación con su hija y principal cuidadora.

Jose Antonio Oliveros Febres-Cordero

No quiere saber más de hospitales. Quedó traumatizado luego de su experiencia en el Hospital México, donde lo han visto durante los últimos once años como paciente de enfermedad renal poliquística.

Jose Oliveros Febres-Cordero

Sin información oportuna y completa sobre la evolución de su padecimiento, y carente de las atenciones que enfermos como él tienen en otros hospitales de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), su caso lo conoció La Nación por medio de la Fundación de Nefrología para Pacientes del Hospital San Juan de Dios.

Jose Febres-Cordero

“Se suponía, por lo que me informé con otros pacientes, que a mi papá tenían que hacerle todos los exámenes para incluirlo como candidato a trasplante. ¿Qué cardiólogo, qué nutricionista?, un montón de cosas que mi papá nunca recibió. Aquí estoy esperando que me informen todo eso”. Su hija habló por él porque se encuentra muy débil. La mujer solicitó mantener en reserva la identidad de su papá, pues aún depende de la atención que se le da en ese hospital y teme que esta se complique aún más si revela el nombre.

Jose Antonio Oliveros

LEA TAMBIÉN Enfermos mueren por descalabro de red de trasplantes de órganos

Esta historia trasciende en momentos en que el Ministerio de Salud giró una orden sanitaria contra la CCSS por los fallos que presenta el programa institucional de trasplante de órganos

El informe de la Secretaría Técnica de Donación y Trasplantes, en el cual se basó el ministro de Salud, Daniel Salas Peraza, para emitir la orden, revela, entre otras fallas graves como el desperdicio de órganos por asuntos administrativos, su distribución inequitativa y la muerte de enfermos en espera de los procedimientos

En lo que va del año, 21 enfermos en espera de trasplante de riñón han fallecido por causas atribuidas al descalabro en este programa, para el cual la Gerencia Médica presentará una propuesta de cambio a la Junta Directiva, el próximo jueves 7 de noviembre

‘Otros van para el mismo abismo’ “Mi papá empezó hace 11 años con una enfermedad renal crónica producida por quistes. En esos 11 años, nunca nos informaron de que evolucionaba por etapas. Al pasar el tiempo, él empezó a dormir mucho y nunca había sido así. Por aparte, le pagué un examen de sangre, y salió con la creatinina (producto de desecho del metabolismo; los riñones deberían filtrarla) muy elevada. Busqué una opinión médica por fuera y fue cuando me dijeron ‘a su papá le quedan tres meses de vida si no le hacen diálisis o un trasplante ya…’

LEA TAMBIÉN ‘Enterré a mi papá el día de mi cumpleaños’: hombre murió tras casi dos años de esperar trasplante

“Hace cinco años me dijeron eso. Los riñones estaban muy comprometidos. Yo me asusté y me fui para el México. Fue cuando metieron a mi papá entre los primeros cinco pacientes a quienes les empezaron a dar ahí diálisis peritoneal

La diálisis peritoneal es un tratamiento para limpiar el organismo ante la falla de los riñones, que utiliza el peritoneo (membrana) como filtro. Foto con fines ilustrativos de Mayela López “Cuando empezó con ese tratamiento, mejoró. Estuvo muy bien dos años, haciendo vida normal: manejaba, iba a la montaña; pero después comenzó con calambres y dolores de piernas y se le desarrolló una neuropatía periférica (no le funcionan los nervios de piernas y brazos) a pesar de que él no es diabético. En ese lapso, mi papá también perdió un ojo. Creo que por el mismo tratamiento

“Me metí a un chat de pacientes de Nefrología y ahí me enteré de lo que recibía gente de otros hospitales, y me despabilo. Mi papá tenía el fósforo muy alto con efectos secundarios muy fuertes. Pedí que le dieran otro medicamento, que también tenía la CCSS y que le daban a otros enfermos. Luché y luché hasta que le enviaron ese otro producto y el cambio fue drástico: el fósforo bajó y la picazón por el cuerpo se le quitó

LEA TAMBIÉN Orden sanitaria por caos en trasplantes era ‘necesaria y urgente’, asegura ministro de Salud

“En el México, nunca me explicaron nada. Pasaron tres años de diálisis peritoneal y nunca me dijeron que eso era mientras esperaba el trasplante. Tampoco me explicaron que ese tipo de diálisis solo se puede dar por un máximo de tres años. Se suponía, por lo que me informé con otros pacientes, que a mi papá tenían que hacerle todos los exámenes para incluirlo como candidato a trasplante. ¿Qué cardiólogo, qué nutricionista?, un montón de cosas que mi papá nunca recibió. Aquí estoy esperando que me le den todo eso

“Han pasado cinco años, y la diálisis peritoneal tenía que haber durado tres. El tratamiento es bueno, porque aún así me le extendió la vida de tres meses a cinco años, pero no era para que le hicieran un tratamiento crónico, era alternativo mientras llegaba el trasplante. Ahora, cinco años después, mi papá está desahuciado; el tratamiento le ‘comió’ todos los músculos; ya él no camina, pasa con dolores intensos y tratamientos paliativos. Continúo haciéndole las diálisis para que no se complique

LEA TAMBIÉN Enfermos en espera de trasplante permanecen en ‘un limbo’, denuncian organizaciones de pacientes

“¿Quién me dijo que estaba desahuciado? El médico no me lo ha indicado. Me lo han dicho los especialistas en diálisis peritoneal. Mi papá solo me dice que lo deje morir en la casa. Cuando me recomiendan internarlo para ponerle sueros que le suban la presión, papi me dice que no, y yo le complazco sus deseos

“Mi papá ya no quiere ir al México. Yo le conseguí por aparte cuidado paliativo. Es cierto que en el México he topado también con personas maravillosas, los encargados de peritoneal, a quienes les agradeceré toda mi vida, pero he topado con negligencias terroríficas. Ahí no cumplen con un protocolo de atención al paciente, como en el San Juan y en el Calderón. A ellos les dan consultas de Nutrición, dentista, Trabajo Social y hasta terapeuta física, y a mi papá nunca ni lo ha visto ni un dentista ni un nutricionista

“Han pasado cinco años, y la diálisis peritoneal tenía que haber durado tres. El tratamiento es bueno, porque aún así me le extendió la vida de tres meses a cinco años, pero no era para que le hicieran un tratamiento crónico, era alternativo mientras llegaba el trasplante”. “¿Qué es lo que pasa en el México? ¡No tiengo ni idea! Ahí hay un abismo entre hemodiálisis y diálisis peritoneal. Los primeros, son pacientes de primera y los otros de cuarta categoría. Me duele decirlo: los pacientes con diálisis peritoneal que están esperando trasplante cadavérico van para el mismo abismo que mi papá. Nosotros somos económicamente estables, pero pienso en todas las personas de bajos recursos que ni siquiera pueden hacer el cuarto especializado para la diálisis. Están llegando pacientes de 14 años, una de 16 y otra de 19 años, la enfermedad está arrasando con todo

LEA TAMBIÉN ‘Hay mucho que hacer en trasplantes, y lo vamos a hacer’: gerente médico de CCSS

“Mi papá siempre fue una persona libre, le encantaba la montaña y la naturaleza, totalmente independiente, y la vida se le transformó 180 grados, al punto que tuvo que dejar de manejar y depender de alguien. ¡Me duele, siento cólera, siento resentimiento! Si el hospital hubiera sido sincero con uno… si me hubieran dicho en el momento oportuno…”

Reciba el boletín: El nerdo del fútbol Noticias de última hora, en tiempo real Registrarse Deseo recibir comunicaciones

¡Gracias! Su correo se ha registrado correctamente. Error