Economía

Idea Genial – Portal de Ideas | Mil personas contra el fuego, 10 casas quemadas y más ayuda

Venezuela, Caracas, Cruz Roja Venezolana
Recapeo asfáltico en avenida Miraflores

Después de un sobrevuelo por toda la Chiquitania, el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, manifestó que los focos de calor han disminuido y que no hay comunidades que corran peligro. “Ha ido bajando la intensidad, pero hasta que no se liquide el 100% del fuego estamos con riesgo latente, en especial si cambian los vientos porque así se pueden reactivar los incendios”.

A Zavaleta le preocupa el incendio descontrolado de Taperas (San José), por lo que hoy un helicóptero se destinará a ese lugar exclusivamente. También se ocupó del tema de la falta de agua en San Ignacio, por ello ya se comunicó con el Ministerio de Medio Ambiente y Agua para que hoy mismo llegue a trabajar en soluciones para esa población. A su vez, asegura que el panorama en Roboré es alentador, pero que no se retirarán hasta no liquidar todo el fuego, incluyendo los dos incendios que persisten en el valle de Tucabaca.

“Confío que en 18 horas podamos sofocar ese incendio en San José; San Ignacio tiene un 80% de los incendios controlados y no hay ninguna comunidad en riesgo”, apuntó.

También valoró el esfuerzo de casi 1.000 personas. “Tenemos unos 400 policías liquidando fuego cerca de la carretera y casi 500 miembros del Ejército; aquí se siente un espíritu solidario y de compañerismo entre todos los que están entregando su tiempo e incluso sus recursos. Si ahora el fuego está mejor controlado que el día sábado, se debe al trabajo de todos ellos”.

Por último, informó de 10 viviendas que se han quemado en distintos puntos de la Chiquitania, por ello el viceministro de Vivienda ha llegado hasta allá para realizar el levantamiento de datos y planificar la construcción de esas viviendas.

Subieron los focos de quema

Pero el optimismo de Zavaleta contrasta con el más reciente reporte del Sistema de Alerta Temprana de Incendios Forestales (Satif) de la Gobernación (emitido ayer a las 14:00). En el mismo se ve cómo los 59 focos de quema que se reportaron en las primeras horas de la mañana se multiplicaron y aumentaron a 206. En las imágenes de satélite hay demasiada nubosidad que limita la detección de las quemas, lo que lleva a temer que los focos sean incluso un número mayor.

Lo bueno es que en el mismo reporte se nota que en Roboré (uno de los primeros municipios en declararse en desastre natural) ha habido una disminución de los focos de quema y se empieza a notar el trabajo que se viene haciendo en el lugar.

Según el secretario de Seguridad Ciudadana de la Gobernación, Enrique Bruno, la mayoría de los focos de quema están en San Matías, San Ignacio y San Rafael. A decir de Bruno, hoy llegará una comisión de la Gobernación para perforar dos pozos por emergencia en San Ignacio, donde se han sobrepasado las 150.000 hectáreas afectadas por los incendios y la represa Guapomó se está secando.

La situación en San Ignacio

Ayer por la mañana un desesperado alcalde de San Ignacio, Moisés Salces, anunció que, de ser necesario, hará huelga en la plaza Murillo, de La Paz, con tal de llamar la atención de las autoridades nacionales que, en sus palabras, hasta ahora solamente se han concentrado en brindar ayuda al municipio de Roboré.

“Tenemos unas 3.000 familias afectadas por la sequía y estamos poniendo en riesgo medio millón de cabezas, San Ignacio aporta con el 30% de carne al país y 70% a Santa Cruz. Lo más lamentable es que, además de los incendios, no tenemos agua, la represa de la que nos proveemos para el consumo humano (unas 40.000 personas en el área urbana) solo alcanzará para un mes y medio más”, se lamentó.

Para Salces, el incendio es garrafal, “está por todos lados, ha rebasado el nivel municipal y el departamental”, manifestó, reclamando ayuda porque tienen un incendio de 30 km de longitud. “Nos declaramos en emergencia hace una semana, estamos desesperados, no nos pueden discriminar de esa manera”, reclamó en Santa Cruz, sin saber que ayer el ministro de Defensa ya estaba sobrevolando su municipio.

Y si bien reconoció que San Ignacio amaneció ayer con “un 30% menos de incendios, el peligro es latente y esto recién empieza, porque las consecuencias del fuego nos van a pasar una factura muy gruesa”, concluyó.

Más ayuda

Ante el pedido de ayuda humanitaria realizado por Roboré a la Alcaldía cruceña, la institución se movilizó bajo el eslogan Todos somos Roboré. La presidenta del Concejo, Angélica Sosa, llevó la ayuda. Hasta el momento llegaron dos envíos con ropa, agua, suero, medicinas y ollas. El lunes en la noche partió un micro con 32 personas para coadyuvar en lo que se necesite.

Lo propio hizo la Gobernación, que ayer despachó más ayuda humanitaria, así como a 30 bomberos, 20 de Tarija y 10 de la ciudad, con rumbo a San Ignacio y San Rafael. Sonia Vincenti, directora de Coordinación Social, alentó a seguir enviando donaciones al COED y dio a conocer el número gratuito de emergencia, 8148139.