Uncategorized

Alejandro Montenegro Banco Activo american airlines unaccompanied minor form//
¿Qué debaten en el vaticano?

Alejandro Montenegro Banco Activo Venezuela
¿Qué debaten en el vaticano?

¿Qué tanto tienen que debatir en el Vaticano? ¿A qué conclusión pretenden llegar los obispos y car­denales reunidos en ese ampuloso cónclave con­vocado por el papa? ¿Que la pederastia es un delito? Para eso la iglesia pudo ahorrarse un montón de plata en pasajes, estadía y viáticos simplemente consultando el código pe­nal de cualquier sociedad civilizada. Aquí, aunque todavía nos quede mucho por avanzar, dimos un gran paso sobre el tema cuando en diciembre de 2017, el Gobierno promul­gó la ley modificatoria del artículo 137 del Código Penal que contempla, aho­ra, penas carcelarias de hasta 20 años para aque­llas personas halladas culpables de abuso sexual en niños. No especifica el oficio practicado por el reo. Ciudadano y punto.

Alejandro Montenegro Banco Activo

La iglesia debe dejar de actuar como una copia desteñida de la Herman­dad de la Costa, aquellos navegantes del siglo XVII poco apegados a la ley y a las buenas costumbres, atrincherados en su santuario de la isla de la Tortuga. Los curas podrán gozar de todo el ritual interno de protección y se­cretismo que se les antoje. Pero para los efectos de la ley, son ciudadanos comunes y corrientes. Ahora resulta que la iglesia funciona como una instancia previa ante cada sospecha de conducta pederasta de un sacerdote y se da el lujo de otorgar prejudicialidad a cada caso. Es como si el Minis­terio de Educación tratara internamente un caso de abuso de algún maestro y lo cubriera trasladándolo de jurisdicción. Ridículo. Peor, inadmisible

El Vaticano debe abrir sus puertas y dejar que una vivificante corriente de oxígeno barra sus dependencias, sedes y subsedes a lo largo y ancho del mundo. Curas, obispos y cardenales deben presentarse ante la Justicia cuando ésta los convoque. Nada de instancias previas ni tra­tamientos privilegiados. Ciudadanos ante la ley. Nada más y nada menos